Consultores oftalmológicos

Afecciones

Enfermedades comúnmente atendidas.

Retinopatía del prematuro

Definición

La retinopatía del prematuro es una afección originada por la inmadurez de la retina, tejido que reviste al ojo por dentro.


La retinopatía implica la ausencia de ese tejido y, en algunos casos, la presencia de una fibrosis acompañada de desprendimiento de retina.


Afecta a niños prematuros de menos de 1,5 kg al nacer o de menos de 32 semanas de gestación.

Síntomas

El diagnóstico clínico se basa en el examen de la retina realizado por el médico oftalmólogo pediatra especializado.


Es siempre recomendable este examen cuando se trate de prematuros de menos de 1,5 kg al nacer o de menos de 32 semanas de gestación, incluso si sus padres no observan nada especial en los ojos del bebé.

Causas

En los prematuros de bajo peso o escasas semanas de gestación, se produce una falta de vascularización o presencia de arterias y vasos normales. A consecuencia de ello, en el ojo se da una proliferación de venas y arterias sumamente delgadas junto con una fibrosis o membrana blanca anómala, que tracciona la retina pudiendo eventualmente desprenderla.


Esta afección también se ve potenciada por las altas dosis de oxígeno que requieren los prematuros para el desarrollo de sus demás órganos.

Tratamiento

El tratamiento es puramente quirúrgico, pudiendo realizarse con láser o con crioterapia, un método en el que se emplean instrumentos que aplican frío intenso.


En ambos casos, la cirugía “quema” la retina anormal. Se libera así al ojo de factores químicos que inducen el crecimiento de vasos anómalos.


Si la retinopatía es detectada precozmente, el tratamiento con láser o con crioterapia tiene mayores posibilidades de éxito. 


En cambio, si se ha producido el desprendimiento de retina, los resultados pueden no siempre ser satisfactorios.La operación en sí es prolongada y especialmente compleja si existió desprendimiento de retina.


El postoperatorio suele ser sencillo.


El niño sometido a la cirugía con láser o a la crioterapia, cuando ambas tienen éxito, puede llevar luego una vida perfectamente normal.


Si la retinopatía es leve, se cura por sí misma aunque es conveniente realizar un control periódico ya que los prematuros tienen una mayor incidencia de miopía, glaucoma y estrabismo.

Especialistas

Preguntas frecuentes